Trabajo en Equipo por Rigoberto Hernandez

Me inicié como co-fundador de la empresa en enero de 2006 y al ver que era importante tener conocimiento y experiencia de nuestro negocio, otros fundadores y yo nos convertimos en representantes independientes.

Las posiciones de Ejecutivo Silver, Gold y Platino las alcancé bastante rápido, pienso que por mi experiencia que traía de otra red y también por la energía que se vivía entonces por nuestro lanzamiento. Me mantuve como Ejecutivo Platino hasta el 26 de Junio de 2015 y me tomó nueve años y medio llegar a la calificación de Ejecutivo Diamante, pero ese fue mi caso, no necesariamente tiene que ser el tuyo. Cada quien construye su historia y ese fue el camino que yo tuve que transitar. Me ha tocado ejercer un doble papel como vicepresidente y líder de una organización, que aunque es complejo, me ha dado mucho aprendizaje. Para el 26 de mayo de 2017 me convertí en Ejecutivo Doble Diamante gracias a un trabajo realizado en la NPEHT.

CUALIDADES DE UN DOBLE DIAMANTE

Paciencia, este nivel no se logra sin ella porque no puede haber desespero, es la cualidad principal a desarrollar. No quiero que confundan la paciencia con el conformismo, son dos cosas distintas, tienes que estar consciente del momento histórico que vives e identificar tus áreas de oportunidad y fortaleza.

Resistencia a las quejas, reclamos e inconformidades. Tienes que saber que cada persona en tu equipo es distinta y hay que entenderlos y conocer cuáles son sus necesidades, pero sin perder la postura, el enfoque y la dirección que es lo que te va a permitir desarrollar ese líder que llevas dentro de ti.

Para alcanzar un siguiente nivel debes trabajar con 3 elementos. El primero: estar decidido a convertirte en un profesional en este modelo de negocio, entender que esto va mucho mas allá de un premio, un viaje, un cheque… debes tomar la decisión de hacer un trabajo serio y profesional. Esto no es una carrera de corta distancia en la que gana el que más rápido llegue a la meta.

En Network Marketing gana el que más tiempo dure desarrollando el negocio. El segundo elemento es la creencia, es necesario que creas en tu empresa, en tu producto, en tus dones, en tus talentos; Debes creer fielmente que eres merecedor de grandes cosas, que sí se puede y que ya lo vas a lograr.

El tercer elemento es el plan de acción. Este debe estar elaborado antes de iniciar el período de calificación. Muchas personas hacen su plan una vez ya están en carrera y no debe ser así. El trabajar en tu plan de acción antes del período de calificación y compartir el mismo con tus líderes y productores, te dará la oportunidad de llegar al siguiente nivel.

Cuando tu organización conoce el objetivo por el cual se trazó un plan y se está desarrollando una estratégia, el trabajo que realizan es en pro de cumplirlo. Es saber que tú como líder recibirás el reconocimiento por el logro alcanzado, pero la victoria es para la organización que representas. Esa es la gran diferencia entre ser un campeón y pertenecer a un equipo de campeonato.

Liderazgo

Deja un comentario